Campo de algodón orgánico

Foto por Nana B Agyei

Se llama algodón orgánico al algodón que en todo su proceso de producción no se ha utilizado ningún tipo de producto sintético o químico. Los campos donde se cultivan además deben cumplir algunas condiciones especiales, deben estar de tres a diez años sin haberse tratado con productos químicos y deben tener una franja de seguridad para que no llegue la contaminación de otros campos adyacentes.

Estamos en contacto con productos que provienen del algodón todos los días, desde la ropa que llevamos a las sábanas en las que dormimos pasando por los pañales que les ponemos a los niños e incluso en algunos alimentos que consumimos contienen algodón.

El algodón tradicional consume el 40% de todos los agroquímicos que se utilizan en el mundo, requiere el uso de cantidades ingentes de pesticidas lo que tiene un gran impacto medioambiental y también pone en peligro las vidas de aquellos que trabajan en su cultivo y manipulación.

Puede que el coste de producir y comprar algodón convencional sea menor pero es mucho mejor para la tierra, para sus trabajadores y para nuestro propio bienestar utilizar algodón orgánico certificado siempre que sea posible. Cuando compramos algo fabricado con algodón orgánico no solo estamos comprando el producto en sí, también estamos comprando agua limpia, aire frasco y campos limpios. Consumo responsable y reflexivo.